Los 3 puntos básicos del manejo que todos deberíamos enseñar a nuestros hijos

Dicen que los niños son como las esponjas, porque todo lo absorben. Su inteligencia y naturaleza inquieta nos hacen pensar a los adultos que aprenden más rápido que nosotros, aunque los psicólogos han refutado esta vieja creencia. Lo que sí es cierto, es que ellos siempre están ávidos de descubrir algo nuevo cada día. Y cuando son conscientes de que nos acompañan en un viaje en auto, lanzan una serie de preguntas interminables al sentir cómo avanzan gracias a esa enorme maquinaria resultado de la ingeniería humana. 

Con el tiempo, sabrán que llegará el momento en el que ellos sean quienes conduzcan su propia nave y destino, y es cuando se vuelve muy relevante el que hayamos aprovechado esos distintos momentos de curiosidad para enseñarles los principios básicos del manejo, pues si bien no tomarán un volante a sus 10-12 años, probablemente lo hagan a partir de la mayoría de edad y en muchas ocasiones un poco antes.

¿Sabías que en México la principal causa de muerte en niños y jóvenes son los accidentes viales?, ¿y que el 2021 fue el año más letal por hechos de tránsito desde el 2015, de acuerdo con cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP)? Estos datos son el claro reflejo de algo: como adultos es probable que no estemos manejando “como se debe”, y si no educamos oportunamente a los niños al respecto, es probable que la tendencia se mantenga.

Para evitar que los menores de ahora no se conviertan en las víctimas por accidentes vehiculares del futuro, es importante educarlos antes de los 18 años sobre cuestiones primordiales al momento de conducir, y que lamentablemente no siempre observamos en las calles incluso entre personas con mucho tiempo tras el volante. Así que, cuando consideres necesario, por favor enséñales reiteradamente estos 3 puntos que pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte, tanto para los demás como para su persona:

  1. Los retrovisores son el primer aliado. Los espejos retrovisores tienen la función de poder observar los vehículos, personas y objetos que están alrededor del auto; cada que vayamos a realizar algún movimiento fuera de ir hacia adelante, es importante verlos sin girar la cabeza por completo, sólo con los ojos y sin perder totalmente de vista el frente. Su no uso o el centrar la mirada al 100% en ellos, constantemente son causa de choques y atropellamientos.
  1. Las direccionales fueron hechas para utilizarse. Un mal hábito cada vez más visible en las calles del país es la disminución en el uso de las luces direccionales, que se activan con apenas realizar un pequeño movimiento con la mano izquierda incluso sin soltar el volante. Sin importar que vayamos a dar una vuelta y sea obvia para nosotros, pero no siempre para los demás, hay que usar esta herramienta cuando que se vaya a girar o cambiar de carril; además de una señal de buen manejo, es una cortesía para avisar a quienes se encuentran cerca del vehículo cuál será nuestro siguiente paso, permitiéndoles reaccionar y tomar decisiones a tiempo.
  1. La postura importa… y mucho. Manejar no se trata de subirse a la nave y arrancar a los pocos segundos; tener una posición correcta que garantice comodidad y el espacio necesario para maniobrar es primordial para evitar lesiones musculares, reaccionar sin problemas y hacer del trayecto algo más fácil y llevadero. En este sentido, hay que tener la espalda bien pegada al respaldo, poder estirar completamente los brazos sobre el volante pero sin separar los hombros del respaldo, y que las piernas queden ligeramente flexionadas para alcanzar sin esfuerzo todos los pedales. No se trata de ir pegados al parabrisas ni de estar acostados, lo importante es tener un control relajado pero seguro sobre los comandos de la unidad, empezando por el combo volante-palanca.

Para conocer sobre aspectos más profundos, existen las escuelas de manejo y un sinnúmero de recursos online para aprender a conducir. Y con el fin de evitar siniestros, ya sea que se maneje auto, moto o incluso bici, desde hace más de 7 años contamos con el sitio web Conducta Vial Quálitas, donde encontrarás consejos y herramientas para construir entre todos una mejor cultura vial que se refleje en menos siniestros reportados.

Por favor, incúlcale a las siguientes generaciones el respeto por las demás personas y el cómo protegerlas, así como ser un conductor responsable. Al respecto, si los menores o nuevos adultos de casa ya manejan, invítalos a aplicar el “test del buen conductor”, para saber qué tan preparados están realmente para salir a las calles sin representar un riesgo para su integridad y la de otros. 

Por último, cabe recordar que en la nueva Ley de Movilidad, recientemente avalada, se especifica que: “Todas las personas que realicen el trámite para obtener o renovar una licencia o permiso de conducir, deberán acreditar el examen de valoración integral que demuestre su aptitud para ello, así como el examen teórico y práctico de conocimientos y habilidades necesarias”. Recuerda: La cultura vial se cultiva prácticamente toda la vida, no sólo en la edad adulta.


También lee: ¿Vas a contratar un seguro de autos por primera vez? Sigue estos 7 consejos


About author

Author
Hugo Juárez